Cáncer de Piel

Detección de lesiones malignas mediante Dermatoscopía Digital y seguimiento mediante Mapeo Corporal Completo. 

CARCINOMA BASOCELULAR

Es el tumor maligno de piel más frecuente e involucra cambios cancerosos en las células basales de la piel. Este tipo de cáncer se presenta, por lo general, en áreas de la piel expuestas al sol en forma esporádica y que han sufrido quemaduras solares a lo largo de la vida, como la cara, el cuello, los hombros y la espalda . Cuando se descubre una lesión sospechosa, muchas veces se necesita realizar una biopsia para confirmar el diagnóstico de carcinoma basocelular. Actualmente con la dermatoscopía digital el dermatólogo puede observar estructuras microscópicas en la lesión que permitan un diagnóstico preciso de la lesión. El tratamiento varía dependiendo del tamaño, la profundidad y la ubicación del cáncer. El tratamiento oportuno realizado por un dermatólogo puede representar una probabilidad de recuperación de más del 95%, pero se requiere de exámenes regulares por parte de un especialista para estar atentos a que puedan aparecer nuevos sitios de carcinoma basocelular.

CARCINOMA ESPINOCELULAR

Se origina en la piel de sitios del cuerpo expuestos de manera crónica  a la luz del sol, sobre todo en personas de edad avanzada y piel clara. Dado que el carcinoma espinocelular se localiza en la superficie de la piel, es posible detectar este tumor de manera temprana. Se percibe debido a la modificación de la piel de la zona afectada, que puede adquirir una apariencia muy diversa. Las alteraciones cutáneas varían desde manchas rojas, algo elevadas o escamosas hasta nódulos que sangran con facilidad. No obstante, estas resultan por lo general tan características que permiten al dermatólogo reconocer un tumor maligno a simple vista. Con el fin de confirmar que se trata de un carcinoma espinocelular, el médico toma una muestra del área afectada (biopsia) para que se  corrobore el diagnóstico al microscopio. Actualmente con la dermatoscopía digital el dermatólogo puede observar estructuras microscópicas en la lesión que permitan un diagnóstico preciso de la lesión.

MELANOMA

Es el tipo menos común pero el más peligroso. Son tumores de color marrón o negro que surgen de los melanocitos, las células en la piel que producen el pigmento y son responsables del bronceado.  Puede afectar tanto a jóvenes como a ancianos. A veces surge en un lunar existente que comienza a cambiar en forma y color. Otras veces lo hace en la piel normal y se ve como un lunar nuevo que continúa creciendo y cambiando.

Debido a que el melanoma es tan peligroso, es importante realizar un seguimiento estricto con mapeos corporales y dermatoscopía digital a las personas con mayor riesgo de sufrir esta patología. Aquí se incluyen a las personas con piel clara, con muchos lunares, con antecedentes de quemaduras solares y aquellos con un miembro de la familia que ha tenido melanoma. Cualquier lunar que parece estar cambiando es considerado altamente sospechoso y debe ser examinado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *