Ácido Hialurónico para cicatrices

Ácido Hialurónico para cicatrices

En la mayoría de cicatrices de acné existe una pérdida de volumen de la piel, que aporta el aspecto deprimido de la zona donde se forman. Esta atrofia puede corregirse inyectando ácido hialurónico para devolver la turgencia, el volumen y la elasticidad de modo inmediato.

Existen distintas densidades de ácido hialurónico: para el tratamiento de las cicatrices de acné moderadas o en picahielos es útil emplear las densidades bajas e intermedias; y para recuperar un volumen grande en áreas especialmente atróficas es posible utilizar densidades mayores para cubrir el máximo repertorio de defectos.

Las principales ventajas del uso del ácido hialurónico radican en su acción inmediata, su durabilidad, su biocompatibilidad y su mínimo potencial alergénico. Otro aspectos positivos del uso de ácido hialurónico es que, por lo general, sólo requiere una única sesión de aplicación y es uno de los procedimientos estéticos mejor tolerados ya que posee una tasa mínima de efectos adversos.